Atrápame si puedes

27 11 2012

 

Queridos internautas:

Hoy viajaremos con nuestra máquina del tiempo hasta el año 2002 para seguir acompañando a nuestro Leo en su fascinante viaje profesional.

Después de un periodo de relax, DiCaprio vuelve a la pantalla grande con una película que sigue haciendo las delicias de grandes y pequeños: Atrápame si puedes.

Tras dos años intentando pasar lo más desapercibido posible para la prensa, Leonardo vuelve a dar muestras de nuevo de su innata inteligencia y se une a uno de los grandes directores de la historia: el colosal Steven Spielberg.

He de decir que Leo ya era un gran admirador de la novela desde hacía años y, cuando Jeff Nathanson le ofreció el guión, no dudo en aceptar.

Sin duda, el hecho de que su personaje fuera un mentiroso capaz de engañar al FBI y, además, hacerlo con gracia e inteligencia, fue lo que llamó la atención de este joven actor, que después de conocer al autentico Abagnale, declaraba: –Mirándole, nadie puede imaginar que sea capaz de robar un sello. Pero tiene un modo casi inconsciente de captar a su interlocutor con la mirada, con su energía e inteligencia.-

El proyecto comenzó en 1980, año en que Frank Abagnale vendió los derechos de su biografía. El equipo empezó a trabajar en Marzo de 2001, pero Spielberg se unió como director en Agosto (de 2001).

Contando ya con un gran director y un reparto compuesto por sólidos actores, como Leo, Tom Hanks y Christopher Walken entre otros, el rodaje arrancó en Febrero de 2002 y terminó en Mayo de ese mismo año. Tuvo lugar en ciento cuarenta y siete emplazamientos diferentes, durando tan solo cincuenta y dos días.

Fue un éxito unánime de taquilla y crítica, y estas son algunas de las cosas que se escribieron sobre el metraje: –Spielberg proporciona solvencia, viveza y buenos giros y ritmos a un relato esquemático, ligero y trepidante, que él sazona con gotas de sentimentalismo muy de cosecha propia spielbergiana. (…) casi todo el filme se ve con gozo.

Sobre Leonardo se dijo; –En más de una ocasión he escrito acerca del injusto modo en que Leonardo DiCaprio ha sido calificado como efímera estrella de cine juvenil, cuando en realidad se trata de un competente actor. En Atrápame Si Puedes logra perfectamente su papel, juntando la irresponsable temeridad de su personaje con una tácita inseguridad y timidez que lo hacen el perfecto antagonista.- –Leonardo DiCaprio evidencia su indudable talento, aquel que ya nos sorprendiera en la estimable ¿A Quién Ama Gilbert Grape?–  –Leonardo DiCrapio, tras un largo retiro de las pantallas, vuelve a recuperar aquí los mejores registros mostrados en films como Vida de este chico y ¿A quién ama Gilbert Grape?, grandes papeles que precedieron al efecto Titanic.

Steven Spielberg también cubrió a DiCaprio de alabanzas; – Soy un gran admirador de Leonardo, desde películas como Vida de este chico y ¿A quién ama Gilbert Grape?, unas actuaciones estupendas.- -Leo es un actor con mucha inventiva, tiene muchas ideas. También es su mejor crítico. A veces, yo aceptaba una toma, pero Leo me decía: “No, no, aún no lo he encontrado, déjame intentarlo otra vez”, y siempre acababa sacando algo realmente brillante.

Aunque este comportamiento fue mutuo, ya que Leo admitió estar encantado del trato que había recibido por parte de Spielberg y agradeció, no sólo que aceptara sus contribuciones, sino que le animara a hacerlas.

La carrera de DiCaprio va viento en popa de nuevo, y lo que no sabemos los que aún nos encontramos en el año 2002, es que esto sólo es el principio. La estela de Titanic empieza a desaparecer para dar paso a la reafirmación innegable en cuanto a su calidad como actor. Un actor que nos deslumbrará una y otra vez con cada película, y lo hará durante años.

Anécdota:

Frank Abagnale nunca volvió a ver a su padre en la realidad después de escapar se su casa, pero Spielberg pensó que como fue una gran influencia para Frank, podría continuarse esa relación donde el hijo hace todo lo posible para que su padre se sienta orgulloso de él, y dulcifica así la cruda realidad que no nos pega demasiado con este film melodramático, aunque dulcemente cómico.

 

Mi crítica:

Frank Abagnale, Jr (nuestro Leo), es un chico que idolatra a su padre y se nutre de sus consejos. Sin embargo, al enterarse de las infidelidades de su madre y, acto seguido, del divorcio de estos, se fugará de su casa al verse forzado a decidir escoger entre uno de sus cónyuges.

A partir de ese momento, Frank, en su intento de supervivencia, comenzará a falsificar cheques y lo que en principio comienza como una necesidad, se convertirá para él en un inocente juego de poder.

Mientras un policía, encarnado por un excelente Tom Hanks, le sigue la pista en todo el transcurso de la película, Abagnale, Jr siempre consigue escapar cuando el poli se acerca peligrosamente, como en los juegos del gato y el ratón. Pero cuando Frank se enamora, acabará por implicar ha terceras personas en su huída sin fin.

Desde los títulos de crédito, unos fantásticos giros de animación envueltos en una deliciosa banda sonora, el film da comienzo con la promesa de diversión y entretenimiento que, sin duda, se cumple con creces.

Spielberg consigue un sobresaliente trabajo, estableciendo un equilibrio perfecto  entre el perseguido y el perseguidor.

El metraje sigue un ritmo rápido y desenfadado, y logra que soltemos más de una carcajada, mientras acompañamos a su personaje en su evolución y aprendizaje de la vida, que resulta creíble y coherente.

Tanto Tom Hanks como Christopher Walken hacen un excelente trabajo, pero sin duda es Leonardo el que lleva todo el peso del film, y borda el personaje en  uno de sus mejores trabajos.

Una obra maestra que ningún cinéfilo se puede perder.

Puntuación para Leo: 10

Atrápame si puedes

Anuncios




La Playa

10 07 2012

La Playa

Queridos internautas:

Después de Celebrity y El hombre de la máscara de hierro, a las que DiCaprio ya se había comprometido antes del estreno de Titanic, Leo se siente realmente agotado. El acoso de los medios y el revuelo que se arma allá donde va lo tienen emocionalmente extenuado, y los rumores y escándalos en los que se ve envuelto (y de los que hablaremos más adelante en otro apartado), provocan que tome la decisión de tomarse un año sabático para, según sus propias palabras, viajar y encontrarse a sí mismo.
1999 desaparece de su filmografía, así que hoy pondremos rumbo con nuestra máquina del tiempo directamente a su regreso, al año 2000.

Ese año Danny Boyle es el director escogido por nuestro Leo que saltó a la fama con Trainspotting, y que nos llevará a un inquietante viaje por; La playa.

La película está basada en la novela de Alex Garland con ese mismo título, y que yo leí antes de ver el controvertido celuloide. Este film fue duramente criticado por ser mucho menos violento que el libro, por tener un final feliz (el libro acaba fatal) y por las escenas de sexo que en la obra de Garland están ausentes. Incluso a mi me sorprendió, sobretodo el final, lo muy dulcificado que está el film. Aunque agradecí las escenas de sexo, porque… ¿quién no quiere ver a DiCaprio haciendo sexo?; Yo alenté para que hubiese más violencia. Pero la verdad es que todo lo que tiene que ver con el sexo está planteado de modo interesante. Me parece que no se limita a unas escenas de sexo. Se trata, más bien, de cómo los personajes se manipulan entre sí…”

Tenemos la dichosa manía de comparar películas y libros, sin darnos cuenta de que las películas son tan sólo adaptaciones y de que jamás podrán darnos detalles tan explícitos como en el texto. Dejando a parte lo dificilísimo que es adaptar un libro narrado en su totalidad en primera persona, como es el caso, donde en el libro podemos ser participes de los pensamientos del protagonista. Algo bastante complicado en el cine, ya que la voz en off sólo se puede utilizar en algún determinado momento, no en todo el transcurso del film.

Dicho esto quería nombrar, que esta adaptación tan criticada en su momento, ha sido bastante apreciada con el transcurso de los años. Y es que este film, a pesar de sus nombradas diferencias con la novela, es una película estupenda.

Leonardo fue también duramente juzgado debido, en mi opinión, a que algunos exigentes personajes y críticos no pueden soportar que alguien tan joven acapare totalmente los medios. Porque, claramente, DiCaprio hace una fantástica actuación. Se le critica también por la polémica medioambiental que genero el gobierno Tailandés, que buscó todo tipo de motivos para censurar el film, ya que según ellos daba una imagen irreal de su país. Todo este revuelo era, en realidad, por cuestiones políticas, ya que la zona quedó finalmente en mejor estado del que se hallaba al empezar el rodaje y el gobierno Tailandés tuvo que retirar la denuncia. También hablaremos de ello más extensamente en mi próximo apartado.

Sin duda, todo esto afecto negativamente a la imagen de nuestro Leo, que además es un apasionado amante de los animales y del cuidado del planeta, y lo llevo a desaparecer de nuevo durante dos largos años, para aparecer en 2002 con Atrápame si puedes, nuestra próxima entrada.

 

Anécdotas:

Durante el estreno en Tailandia, un ecologista protestó por el supuesto daño que le habían hecho a la isla Phi Phi Le, y se puso una máscara con la cara de Leonardo y simuló que se hacía en hara kiri.

Irónicamente, tras el estreno de la película el Ministerio de Turismo Tailandés aprovechó el empuje publicitario para promocionar el lugar. A partir de ese momento, la playa se  convierte en un lugar turístico. Es realmente vergonzoso.

Al rodar el segundo salto por la cascada, DiCaprio se hizo un profundo corte en la planta del pie (le tuvieron que poner puntos) y como iban mal de tiempo, Danny le dijo a Leo que lo llevarían al hospital cuando hubieran terminado de rodar la escena. El lisiado protagonista tuvo que hacer el salto sin quejarse, y si pasas el plano a cámara lenta se puede apreciar el corte que tenía Leonardo en el pie.

 

Mi crítica:

 Richard (Leonardo), un americano cansado de la monotonía y sediento de excitantes experiencias, llega a un hostal de Tailandia donde conoce a Daffy, un psicópata chalado, y a una pareja de franceses, Étienne y Françoise. Éste se siente inmediatamente atraído por Françoise, y cuando Daffy le cuenta la historia sobre una isla perfecta donde vive una comunidad oculta a los turistas y le pasa un mapa por debajo de la puerta de su habitación, convencerá a la joven pareja para que lo acompañen en la búsqueda del ansiado del paraíso.

Este film con una formidable fotografía y una deliciosa banda sonora, describe a la perfección el mundo de los mochileros y habla, en realidad, de la búsqueda de aventura a través de las evasiones y de la compleja necesidad de conquista del ser humano.

La segunda parte que no desvelaré, en mi opinión, está descrita con acierto, ingenio y creatividad. Narrada en su totalidad con el novedoso y metafórico estilo inglés característico de Boyle, el resultado del metraje es brillante.

DiCaprio, aunque su personaje se muestra completamente perturbado, logra hacernos empatizar con Richard e, incluso, sufrir en la dramática escena final que Leo borda a la perfección, como nos tiene ya, a estas alturas, acostumbrados. Hay algunos primeros planos que Leo convenció para que rodara Boyle (éste se negaba a abusar de los primeros planos), concretamente los de la persecución final por parte de los narcotraficantes, en los que con tan solo la expresividad de este maravilloso actor, nos hace participes del miedo palpable de su protagonista y nos introduce en pocos segundos, en el infierno. Ciertamente, su actuación es lo mejor de una película que fue injustamente menospreciada, pero que no tiene desperdicio.

Puntuación para Leo: 10

Trailer de The Beach en v.o. y en HD





Celebrity

7 05 2012

Celebrity

Queridos internautas:

Hoy aterrizaremos en 1998.

Después del estreno de “El hombre de la máscara de hierro”, Leonardo volvió a demostrar que además de ser un gran actor es increíblemente inteligente, al sumarse con un pequeño cameo al rodaje de Celebrity de Woody Allen; un director no muy querido por los americanos, pero sumamente apreciado por los europeos.

Esta película es considerada una de las cinco mejores de Woody Allen por muchos de sus adeptos, y la verdad es que tiene momentos divertidísimos y es una perversa crítica al mundo de las celebridades. En ella aparecen un montón de actores conocidos como “nuestro” Leo, Charlize Thheron, Winona Ryder, Judy Davis, Melany Griffith, Joe Mantenga y algunos más, que solo aparecen en pequeñas escenas. Además es bastante sorprendente la cantidad de personajes con dialogo; 242, y los mas de 5000 extras que contrataron para completar el reparto.

El papel de celebridad malévola y viciosa de Leo no deja de ser curioso ahora que Leo es el actor mejor pagado del mundo y una autentica celebridad. Solo nombrar que en 2011 ganó la espectacular cifra de 54 millones de dólares. Esperemos que este personaje no tenga mucho parecido a él en su vida real. Aunque yo no lo creo, porque DiCaprio es mucho mas listo. ¿Estaría donde está si no lo fuera? Sencillamente; no. La suerte no dura tanto.

Leo en 1998

Anécdota:

La escena donde aparece Leo fue rodada en Atlantic City, en un hotel/casino llamado Trump Marina, que les cedió rodar allí a condición de aparecer en el film su propietario, Donald Trump. Que irónico.

Mi crítica

La película narra el intento de un patético escritor que haría cualquier cosa para conseguir la preciada fama. En su viaje pasará por todas las categorías del famoseo de Nueva York, desde el cine al teatro o al mundo de la moda, tropezando con un sinfín de personajes extravagantes y situaciones surrealistas, o como poco, ridículas. Para rematar, mientras a él todo le sale mal, su exmujer triunfará tanto en lo profesional como en lo sentimental.

Filmada en su totalidad en blanco y negro por el admirado Ingmar Bergman, este pretencioso film escrito y dirigido por Allen, pero protagonizado por un calcado Kenneh Brannagh que imita a la perfección todos sus gestos, tics, y la típica verborrea acelerada de Allen y sus diálogos desternillantes, es distraído, ocurrente y gracioso. La cámara se recrea con maestría en los personajes y mantiene una cadencia perfecta que no se rompe ni disminuye en ningún momento.

Leo es Brandon Darrow, un actor cocainómano, violento  y excéntrico, en el que Allen retrata magistralmente la imagen que tiene el público de a pie de la mayoría de los famosos. Como siempre Leo hace una gran actuación y para mí, es la escena más divertida de la película.

Celebrity es sin duda alguna una obra maestra, no solo para los amantes del cine “Allen”, sino para todo tipo de espectador.

Puntuación para Leo: 10

DiCaprio como Brandon Darrow

Escena de Leonardo DiCaprio en Celebrity





El hombre de la máscara de hierro

6 03 2012

El hombre de la máscara de hierro

Queridos internautas:

Después de unas largas y merecidas vacaciones vuelvo a la carga, y os invito a subir de nuevo a mi máquina del tiempo para que me acompañéis en este viaje que tiene lugar a mediados de 1997.

Después del huracán Titanic y el nuevo fenómeno conocido como Leo-manía, DiCaprio, que cumplirá los 23 años en Noviembre, lejos de irse al Caribe a descansar, pone rumbo a París para incorporase al rodaje de un clásico de Alejandro Dumas; El hombre de la máscara de hierro.

En este film Leo hace un doble papel que le queda como anillo al dedo. Interpreta a dos hermanos gemelos; uno es el rey malévolo Luis XIV y el otro su benevolente hermano Phillipe. Randall Wallace, el guionista de Braveheart, dirigirá un reparto que no tiene desperdicio; Gabriel Byrne, Jeremy Irons, Gérard Depardieu y John Malkovich, que mas puedo decir…

Durante el rodaje Leonardo tuvo que dar clases de esgrima y aprendió a andar con tacones. Y cuando no trabajaba, Leo aprovechaba para hacer visitas turísticas o se dejaba ver en las discotecas Parisinas, mientras lidiaba con el acoso de los paparazzis. También corrieron muchos rumores sobre su comportamiento, ya que llegaba sin dormir al plató después de sus juergas nocturnas y se quedaba dormido. Como si no lo hubiésemos hecho todos alguna vez… Era joven (és), y su comportamiento era el de cualquier chico de su edad que le gusta divertirse. ¿Quien puede culparle? Yo no. Yo estoy con él.

Los críticos fueron bastantes duros con el film y lo tacharon de “demasiado comercial”, aunque fue un éxito en taquilla y recaudo 180 millones de dólares. Leo, como siempre, fue el único que recibió buenas críticas y se escribieron sobre él cosas como: «el sorprendentemente andrógino DiCaprio tiene apenas la edad suficiente para interpretar a alguien con hormonas, pero aún así es un fluido e instintivo actor, con el rostro de un ángel travieso».

Parece que siempre se salva de las malas críticas, pero ya van muchas veces. Y Leonardo solo está empezando, cuando algunos pensaban que Titanic era su final.

Pero creo que es a partir de aquí, que Leo empieza a saber que tiene el poder de elegir, y lo hace calculadamente y con una sorprendente inteligencia; con cada director, con cada guión, con cada éxito. Unas elecciones que no sólo le llevarán al cielo, sino que harán de él, el mejor actor de su generación.[

DiCaprio en el plató de El hombre de la máscara de hierro.

Anécdota:

Una treintena de chicas histéricas se lanzaron sobre él e intentaron arrancarle la camisa cuando estaba de visita en el Louvre con sus amigos. Pobre… jajaja. Por lo visto, en los alrededores del plató había un continuo vaivén de legiones de fans.

Mi crítica:

En la Francia del siglo XVII los mosqueteros han sido disueltos y solo D’Artagnan trabaja a las ordenes de Luis XIV, un malvado rey que tiene hambriento a su pueblo. Éste se encapricha de la prometida del hijo de Athos, Raúl, y lo envía a la guerra para poder cortejarla. Cuando Raúl muere, Athos propone a Porthos y Aramis asesinar al rey. Pero Aramis sabe un secreto sobre un prisionero de la bastilla. Un hombre sin rostro, que lleva una máscara de hierro para que nadie pueda verle la cara. Ese secreto les ayudará a urdir una conspiración, en la que el objetivo no es otro que sustituir al rey de Francia.

La película es entretenida y está bien ambientada e interpretada. Tiene momentos divertidos, aunque la temática me resultó repetitiva, y tampoco dice nada nuevo. En sí, es una película para pasar un buen rato.

Pero cuando fui a ver el estreno me volvió a fascinar esa capacidad innata de Leo para plasmar odio y bondad muy intensos en la mirada. Era un papel perfecto para él. Como siempre había querido verlo, ángel o demonio. Y lo que lo hace increíble es la naturalidad, porque no necesita maquillaje ni ayuda de ningún tipo como en otras películas de gemelos, que le cambian el peinado o la manera de vestir para recalcar la maldad o la bondad de cada uno. Simplemente hay una transformación, y realmente es como si fueran dos personas distintas. Ver a DiCaprio en este papel es sencillamente impresionante.

Puntuación para Leo: 10

Leonardo en el papel de Luis XIV

Leo como Phillipe

Trailer de El hombre de la máscara de hierro. Ingles.





Titanic

13 10 2011

Titanic

Queridos internautas:

Seguimos con nuestra máquina del tiempo aparcada en 1996, ya que fue a finales de ese año cuando Leo firmó un contrato para protagonizar un tipo de film al que no estaba muy acostumbrado. Y es que no podía dejar escapar la ocasión de trabajar con una de las mejores actrices de la actualidad, Kate Winslet, más el añadido de colaborar con un director como James Cameron. Así que DiCaprio decidió volver de nuevo a la gran pantalla con una superproducción repleta de extras y efectos especiales; Titanic.

Pero cuando los estudios propusieron a Leonardo para el papel, Cameron no estaba muy convencido: <Lo curioso es que, al principio, yo no quería que fuese Leo. No me parecía que tuviera las cualidades que andaba buscando, pero cuando lo conocí, me hechizó de inmediato. Es capaz de encandilar a la gente sin siquiera proponérselo. En cuanto lo vi, decidí que el papel era para él. Sentí que tenía muchísimo gancho. Muestra una vitalidad increíble en la pantalla, y tanto su frescura como su obstinación lo convierten en un chico genial.>

Finalmente Leo firmó, y la adaptación de la épica historia del naufragio del Titanic se inició a finales de 1996. El rodaje duró seis meses y DiCaprio volvió de México en marzo de 1997. El proceso de montaje también fue largo y la película se estrenó con retraso, en diciembre de ese mismo año, aunque la fiebre se desató al año siguiente. Y es que Titanic estuvo en cartelera más de seis meses. Aunque eso no influyó en las largas colas de los cines, como nunca antes se hubiera visto.

En marzo de 1998 el largometraje de James Cameron consiguió 14 nominaciones a los Oscars y 11 estatuillas. De hecho es una de las tres películas más premiadas de la historia. Ben-Hur y El señor de los anillos: el retorno del rey, son las otras dos.

De DiCaprio se dijeron un sinfín de cosa, desde que era el hombre más deseado del mundo, hasta que era de los hombres más fascinantes del cine. Newday escribió en sus páginas: <Leonardo tiene una presencia absolutamente cautivadora en un papel que podría haber sido escrito para un joven Clark Gable>.

Leo llegó a lo más alto, y algunos pensaron que su carrera acabaría ahí. Que equivocados estaban…

Recuerdo ese año, 1997, como uno de los más largos de mi vida. Había leído infinidad de cosas en las revistas del rodaje del Titanic, pero la película nunca llegaba. En aquel tiempo yo trabajaba en mi videoclub y los representantes venían a vendernos los estrenos. Todos sabían mi debilidad por “nuestro Leo” y el Sr. de la Lauren siempre me traía sus películas en promocional, algo por lo que le estoy eternamente agradecida. Eran cintas en VHS en las que, cuando llevabas un rato visionándolas, salía un mensaje que ponía: “Esta cinta es promocional”. Bueno, pues Titanic era de la Fox, una productora demasiado importante para regalarme una copia promocional. De lo que si se encargo el Sr. representante de la Fox, es de chafarme el estreno; <-He ido a Madrid a ver el pre-estreno de Titanic- -Ah, ¿si?- -Si, y siento decirte que vas a llorar mucho- -Entonces es que se muere, porque uno de los dos ha de morir y, estúpidamente, en el trailer cuenta ella la historia.- -Ummmm- – Y si voy a llorar es que él se muere- -Bueno, bueno, yo no te digo nada->. Así que me fui al estreno con mi amiga, sabiendo ya el final de la película que iba a ver.

Había un montón de gente. El cine Niza de Barcelona estaba lleno hasta los topes. Eran aquellos tiempos en los que no había Internet y los cines se llenaban los fines de semana. Aunque no lloré, por supuesto me encantó y, como no podía ser de otro modo, vi la película unas cinco veces intentando arrastrar a mis amigos al cine.

Al año siguiente, salió a la venta directa y los de la Fox nos dieron un póster para regalar. Así que mi padre, viendo que el pequeño altar “DiCaprio” que tenía detrás de la máquina de películas con las fotos de Leo pegadas desde hacía tiempo, empezaba a dar sus frutos, pues todas las niñas se paraban a hablar conmigo, decidió hacer un trato con su hija fanática del “chico ese”; <-Si me haces cien reservas de Titanic antes de que salga, te regalo una copia, a ti y otra a X (mi compañera y amiga, a la que también le encanta Leo.>

Era una buena oportunidad para conseguir la única peli de Leo que me faltaba en mi colección, así que enseguida nos pusimos manos a la obra. Cuando llegó el día del estreno, esta vez en DVD, ya teníamos más de cien películas vendidas. Y como las tiendas grandes abrían a las doce de la noche para vender las primeras copias, nosotros también lo hicimos. A las nueve cerramos, como cada día, y yo me fui a mi casa a ver la peli por sexta vez (por suerte vivía en la misma calle del video). Cuando acabó, bajé, abrimos otra vez nuestro querido videoclub y entregamos su reserva a todos los que no podían esperar al día siguiente para ver su película favorita.

Fue muy chulo. Diría que inolvidable. En los veintitantos años que tuvimos abierta nuestra tienda, nunca vimos nada igual. Por eso ahora que el tiempo mantiene el film borroso en la historia, mi cabeza confundida y turbada por los recuerdos, siempre asocia Titanic a la palabra: “locura”.

Anécdota:

Leo se hizo un esguince al resbalar filmando la escena que corren para subirse al barco, y el rodaje tuvo que pararse quince días hasta que se recuperó.

Además, cuando vinieron sus amigos (su contrato incluye una cláusula donde se les paga el viaje y la estancia unos días para que vayan a verle), les gastó una broma diciéndoles que en la película tenía que bailar, y en su camerino se inventó un baile con una especie de pasos de ballet horrorosos. Sus amigos se quedaron de piedra.

Leo con su compañera Kate Winslet

Mi crítica

Brock Lovett es el jefe de la expedición de recuperación de tesoros del Titanic, al que solo le importan los diamantes. Una anciana de 101 años llamada Rose dice ser la persona que aparece en un dibujo encontrado, con el diamante “El corazón del mar” colgado en su cuello. A partir de ahí, Rose les relatará sus recuerdos de cuando era una joven de 17 años llamada Rose DeWitt Bukater y de cómo conoció al joven Jack Dawson (nuestro Leo). Una historia de amor que la llevará a cambiar su mundo y ha enfrentarse a un destino que jamás hubiera imaginado; sobrevivir al hundimiento del Titanic.

La primera parte se centra en la historia de amor y la segunda, en el naufragio.

Pero desde las primeras tomas del Titanic bajo el agua, que son simulaciones de maquetas mezcladas con imágenes filmadas en la primera expedición del equipo de James Cameron en 1995, los espectaculares decorados, los efectos especiales y de sonido, incluso la banda sonora con la canción de Celine Dion hacen que te sumerjas tanto en la historia, que a uno le parece recordar que algún día estuvo allí.

Con un guión magistral en el que tras dar la orden de “avante toda”, la maquinaria del Titanic se pone en marcha y nos muestra los motores y calderas de la enorme sala de maquinas que constituía el engranaje que ponía en funcionamiento el barco, empieza la primera parte; la historia de amor.

El acierto del guión es que hábilmente nos hace empatizar con los personajes, tanto de primera como de tercera clase, mostrándonos el barco a través de la trágica historia de Jack y Rose. Incluso la forma en que se conocen, en medio de un intento de suicidio, los relaciona rápidamente, y elimina las barreras sociales por ese grave suceso que los une. No podría haber sido de otro modo, ya que la presentación de “chico conoce chica”, hubiera resultado bastante improbable en este caso.

Y después de que todos estemos ya montados en el Titanic, el guión da un giro y pasa a mostrar la pesadilla del hundimiento con gran realismo. El presupuesto fue de doscientos setenta millones de dólares, así que no es de extrañar que el film nos presente un Titanic prácticamente gemelo, con muchos personajes reales y un espectacular hundimiento en la versión más extendida de lo que pudo suceder.

Titanic es, sin duda, una de las obras maestras del cine contemporáneo, que emociona y emocionará al espectador como pocas lo han hecho.

Puntuación para Leo: 10

Leo como Jack Dawson

Trailer de Titanic en español

Entrevista a Leo sobre Titanic en inglés





La habitación de Marvin

2 10 2011

La habitación de Marvin

Queridos internautas:

Seguimos con nuestra máquina del tiempo varada en 1996, pues Leo rodó dos películas en ese año. En la última de ellas, que es de la que hoy vamos a hablar, DiCaprio repitió trabajar con el magnífico Robert de Niro, además de con dos grandes actrices más; Diane Keaton y Meryl Streep.

¿Que porque eligió Leo, una estrella ya consagrada, trabajar en este pequeño papel? Es obvió, ¡por el increíble reparto!.

Lisa Schwarzbaum de Entertainment Weekly comentó que; «el muy talentoso DiCaprio se mantiene firme ante estas profesionales (Keaton y Streep). Los tres son tan completos y con tanta fuerza que afectan al que está siendo llevado por el placer de estar en presencia de su extraordinario talento».

Por esta interpretación Leo ganó  el Premio Chlotrudis por Mejor Actor de Reparto.

Su tardío desarrollo y su faz aniñada hizo que algunos le criticaran por repetir papeles de adolescente, pero Leonardo siempre dijo que estaba encantado de poder aprovechar al máximo esa etapa de su vida, porque eran papeles que jamás podría volver a interpretar.

Y es que en la actualidad Leo ya no es ningún niño. La cara aniñada que lo acompañaba aún perdura, pero sus facciones se le han endurecido. Su espalda se ha ensanchado y los músculos que antes estaban ausentes, han aparecido con el tiempo.  Todo su cuerpo, de 1,82 de estatura, ha aumentado en volumen. Y es que nuestro pequeño e inteligente Leo ya se ha hecho un hombre. Aunque parece que el tiempo siempre va a su favor, cuando nos descubre a un Sr. DiCaprio varonil, interesante y bello; con cuatro nominaciones a la espalda, siendo el actor mejor pagado del 2011 y sin una estrella en el paseo de la fama.

Un saludito.

Leo trás el rodaje de Marvin's room

Anécdota:

En su juventud, los amigos de DiCaprio le apodaron: Leo, el fideo.

 

Mi crítica

Hace 20 años, las vidas de dos hermanas tomarían caminos muy distintos. Lee se marcharía lejos con su marido, y después de marcharse éste, viviría independientemente con sus hijos. Bessie sin embargo, se quedaría al cuidado de su tía enferma y de su padre, que vive postrado en la cama desde que sufrió un grave infarto.

Pero sus destinos están a punto de unirse, cuando por circunstancias, la vida solicita a Lee que vuelva a su ciudad natal y se reencuentre con su antigua familia. Este viaje le llevará a plantearse valores tan importantes como la compasión, la familia y el amor al prójimo.

Hank (nuestro Leo) es el hijo adolescente y rebelde de Lee, necesitado de la disciplina y el cariño de un padre ausente, y que lucha por encontrarse a sí mismo.

Creo que hay una escena que resume todo el mensaje emotivo del film, y que sin duda da que pensar al espectador cuando Bessie, sabiendo lo que ya sabe, le dice a su hermana:

Bessie: – He tenido tanta suerte de tener a papa y a Ruth. He tenido tanto amor en mi vida. Ahora miro atrás, y veo que he tenido tanto amor.-

Lee: -Ellos te quieren mucho.

Bessie: -No, no quiero decir eso, no. Me refiero al amor que yo he sentido por ellos. He tenido tanta suerte por haber podido sentir tanto amor por alguien.-

Magnífica escena en un gran melodrama, genialmente interpretado por sus cuatro protagonistas, (y esta vez me voy a desmarcar un poco) destacando la actuación de la siempre perfecta Meryl Streep. Ambas, Keaton y Streep, consiguieron una nominación a los Oscars por sus respectivos papeles. De Niro algo más flojo, en mi opinión. Y DiCaprio en su línea, fantástico.

Esta conmovedora y tierna película, no te dejará indiferente.

Puntuación para Leo: 9

Leo como Hank

La habitación de Marvin trailer en español

Escena emotiva Bessie/Lee





Romeo & Julietta

26 09 2011

Romeo & Julietta

Queridos internautas:

Cambiemos de año y aterricemos con nuestra máquina del tiempo en 1996, año en el que Leo cumpliría 22 añitos.

Cuando terminemos el viaje, comprobaremos los escasos vacíos en la carrera de este magnífico actor, lo que demuestra la constancia y la pasión que Leo siente por su trabajo. Sencillamente le encanta. También se nota en lo bien estudiadas que están sus inteligentes elecciones, siempre guiándose, o por el reparto, o mayormente por el director. Algo importantísimo, ya que en el cine el director lo es todo. Pero ya hablaremos de eso en un futuro próximo.

Con la entrada del nuevo año llega un nuevo proyecto; Romeo & Julietta, todo un clásico. Y sin duda, una de mis películas favoritas.

La primera reacción de Leo cuando Baz Luhrmann le ofreció el papel, fue algo así: – ¿Otra versión de Romeo & Julietta? ¿Para que? Si a todo el mundo le encantó la de 1968 de Franco Zefirelli.-. Pero Luhrmann insistía.

Finalmente optó por invitar a DiCaprio a Australia, para explicarle exactamente la inusual versión que él quería realizar. La misma historia, los mismos versos, pero ambientado todo en una Verona actual y moderna. La música sería un elemento clave, casi vendría a ser un musical. Pero…¿Podría tener éxito algo tan sumamente arriesgado?. La respuesta es simple: sí.

Ha Leo le encantó la experiencia: «Lo que ha hecho Baz es reinventar [la obra] y, en el proceso, ha descubierto nuevas formas de tratar la obra y los personajes. El mundo creado me ayudó mucho como actor. Confirió una nueva dimensión a todo, cosa que lo hacía más peligroso, más interesante y más liberador. Me dio margen para experimentar con el personaje y las escenas, porque no nos ceñíamos a las reglas tradicionales.»

Algunos de los recortes de la época que guardé, decían cosas como estas: «Leonardo DiCaprio recita los versos con una naturalidad pasmosa, y consigue la entonación y la musicalidad perfecta.» «DiCaprio nos muestra una vez más su increíble fotogenia. La cámara parece adorarle.» «Los rasgos finos y elegantes de Leonardo, y su esbelto porte, poseen la clase suficiente para hacer de éste Romeo un elegante galán capaz de enamorar a una legión de Juliettas.»

La película recaudó 147 millones de dólares, y Leo obtuvo el Oso de Plata en el Festival de Berlín como Mejor actor.

Impresionante la escena en la que Romeo mata a Tebaldo, donde un magnífico primer plano muestra la mirada dual de Leo en todo su esplendor, pasando de la ira al estupor, y del estupor a la indefensión en un minuto.

Leonardo, ¡que grande eres!.

Leo con su compañera de reparto, Claire Danes.

Anécdota

El rodaje, en México, fue de lo más ajetreado. Primero los dos protagonistas contrajeron disentería. Después, una noche Leonardo, Claire [Danes] y sus amigos se fueron de discotecas y uno de los guardias la tomó con uno de sus amigos, y éste acabó con algunas costillas rotas. Además esa misma noche, secuestraron a un miembro del equipo y amenazaron con matarlo si no les entregaba cuatrocientos dólares. ¡Para que luego digan que hacer cine no es peligroso!

Datos extraídos del libro “Leonado DiCaprio. Su verdadera historia.”

Mi crítica

No creo que sea muy necesario explicar la temática de la peli, porque la obra de William Shakespeare es de sobra conocida por todos, pero haré un pequeño resumen por si acaso.

Romeo y Julietta son dos jóvenes, de familias enfrentadas, que se enamoran y se casan en secreto, a pesar de saber que encontrarán la oposición de sus padres. A partir de ahí, sucederán una serie de desafortunados acontecimientos que acabarán en un dramático final para los dos amantes.

Recuerdo el día del estreno. Mis amigos estaban ocupados, pero yo me empeciné en que ese día y no otro, tenía que ver la nueva película de Leo (hay personas que tienen antojo de fresas, y yo suelo tener antojo de cine, que se le va ha hacer). Así que como no quería ir sola, le dí un rato la murga a mis padres hasta que al final, los convencí.

Cerramos nuestro querido videoclub y llegamos al cine felices, pues no me imaginaba yo, que aquella no era la versión típica que todos tenemos en la cabeza de Romeo & Julietta, y claro, mis padres mucho menos.

Y el film da comienzo con un espectacular prólogo, donde los personajes se mueven acelerados, pistola en mano, mientras la cámara gira a toda velocidad al son de una música atronadora, como si de un baile loco se tratase. Para colofón, los personajes hablan en un lenguaje con el que no estás muy identificado. La gente se remueve en su asiento. Mi padre me mira como diciendo: «¿pero que me has traído a ver?».

Y cuando aún estás asimilando lo extraño del verso antiguo combinado con imágenes de la época contemporánea, sucede lo inimaginable. Justo en la escena del acuario, donde un increíble y perfecto Romeo conoce a su Julietta, el público se sumerge de lleno en la historia y se hace el silencio. Ya no te parecen tan extraños los versos ni los colores llamativos de la puesta en escena. Pero… ¿Como ha ocurrido eso?. Señores, habrá que preguntarle a Baz como es posible adaptar una obra del 1597 a la actualidad, respetando casi por completo el texto original. En mi opinión, solo un maestro como Baz Luhrmann podía haber hecho esta obra de arte visual. Espectáculo cien por cien. Un aplauso para Luhrmann por conseguirlo, y por su sabia elección de escoger a nuestro Leo para el papel principal.

Leo como Romeo Montesco.

Puntuación para Leo: 10

Romeo & Julietta trailer en versión original

Entrevista de Leo subtitulada en español