Atrápame si puedes

27 11 2012

 

Queridos internautas:

Hoy viajaremos con nuestra máquina del tiempo hasta el año 2002 para seguir acompañando a nuestro Leo en su fascinante viaje profesional.

Después de un periodo de relax, DiCaprio vuelve a la pantalla grande con una película que sigue haciendo las delicias de grandes y pequeños: Atrápame si puedes.

Tras dos años intentando pasar lo más desapercibido posible para la prensa, Leonardo vuelve a dar muestras de nuevo de su innata inteligencia y se une a uno de los grandes directores de la historia: el colosal Steven Spielberg.

He de decir que Leo ya era un gran admirador de la novela desde hacía años y, cuando Jeff Nathanson le ofreció el guión, no dudo en aceptar.

Sin duda, el hecho de que su personaje fuera un mentiroso capaz de engañar al FBI y, además, hacerlo con gracia e inteligencia, fue lo que llamó la atención de este joven actor, que después de conocer al autentico Abagnale, declaraba: –Mirándole, nadie puede imaginar que sea capaz de robar un sello. Pero tiene un modo casi inconsciente de captar a su interlocutor con la mirada, con su energía e inteligencia.-

El proyecto comenzó en 1980, año en que Frank Abagnale vendió los derechos de su biografía. El equipo empezó a trabajar en Marzo de 2001, pero Spielberg se unió como director en Agosto (de 2001).

Contando ya con un gran director y un reparto compuesto por sólidos actores, como Leo, Tom Hanks y Christopher Walken entre otros, el rodaje arrancó en Febrero de 2002 y terminó en Mayo de ese mismo año. Tuvo lugar en ciento cuarenta y siete emplazamientos diferentes, durando tan solo cincuenta y dos días.

Fue un éxito unánime de taquilla y crítica, y estas son algunas de las cosas que se escribieron sobre el metraje: –Spielberg proporciona solvencia, viveza y buenos giros y ritmos a un relato esquemático, ligero y trepidante, que él sazona con gotas de sentimentalismo muy de cosecha propia spielbergiana. (…) casi todo el filme se ve con gozo.

Sobre Leonardo se dijo; –En más de una ocasión he escrito acerca del injusto modo en que Leonardo DiCaprio ha sido calificado como efímera estrella de cine juvenil, cuando en realidad se trata de un competente actor. En Atrápame Si Puedes logra perfectamente su papel, juntando la irresponsable temeridad de su personaje con una tácita inseguridad y timidez que lo hacen el perfecto antagonista.- –Leonardo DiCaprio evidencia su indudable talento, aquel que ya nos sorprendiera en la estimable ¿A Quién Ama Gilbert Grape?–  –Leonardo DiCrapio, tras un largo retiro de las pantallas, vuelve a recuperar aquí los mejores registros mostrados en films como Vida de este chico y ¿A quién ama Gilbert Grape?, grandes papeles que precedieron al efecto Titanic.

Steven Spielberg también cubrió a DiCaprio de alabanzas; – Soy un gran admirador de Leonardo, desde películas como Vida de este chico y ¿A quién ama Gilbert Grape?, unas actuaciones estupendas.- -Leo es un actor con mucha inventiva, tiene muchas ideas. También es su mejor crítico. A veces, yo aceptaba una toma, pero Leo me decía: “No, no, aún no lo he encontrado, déjame intentarlo otra vez”, y siempre acababa sacando algo realmente brillante.

Aunque este comportamiento fue mutuo, ya que Leo admitió estar encantado del trato que había recibido por parte de Spielberg y agradeció, no sólo que aceptara sus contribuciones, sino que le animara a hacerlas.

La carrera de DiCaprio va viento en popa de nuevo, y lo que no sabemos los que aún nos encontramos en el año 2002, es que esto sólo es el principio. La estela de Titanic empieza a desaparecer para dar paso a la reafirmación innegable en cuanto a su calidad como actor. Un actor que nos deslumbrará una y otra vez con cada película, y lo hará durante años.

Anécdota:

Frank Abagnale nunca volvió a ver a su padre en la realidad después de escapar se su casa, pero Spielberg pensó que como fue una gran influencia para Frank, podría continuarse esa relación donde el hijo hace todo lo posible para que su padre se sienta orgulloso de él, y dulcifica así la cruda realidad que no nos pega demasiado con este film melodramático, aunque dulcemente cómico.

 

Mi crítica:

Frank Abagnale, Jr (nuestro Leo), es un chico que idolatra a su padre y se nutre de sus consejos. Sin embargo, al enterarse de las infidelidades de su madre y, acto seguido, del divorcio de estos, se fugará de su casa al verse forzado a decidir escoger entre uno de sus cónyuges.

A partir de ese momento, Frank, en su intento de supervivencia, comenzará a falsificar cheques y lo que en principio comienza como una necesidad, se convertirá para él en un inocente juego de poder.

Mientras un policía, encarnado por un excelente Tom Hanks, le sigue la pista en todo el transcurso de la película, Abagnale, Jr siempre consigue escapar cuando el poli se acerca peligrosamente, como en los juegos del gato y el ratón. Pero cuando Frank se enamora, acabará por implicar ha terceras personas en su huída sin fin.

Desde los títulos de crédito, unos fantásticos giros de animación envueltos en una deliciosa banda sonora, el film da comienzo con la promesa de diversión y entretenimiento que, sin duda, se cumple con creces.

Spielberg consigue un sobresaliente trabajo, estableciendo un equilibrio perfecto  entre el perseguido y el perseguidor.

El metraje sigue un ritmo rápido y desenfadado, y logra que soltemos más de una carcajada, mientras acompañamos a su personaje en su evolución y aprendizaje de la vida, que resulta creíble y coherente.

Tanto Tom Hanks como Christopher Walken hacen un excelente trabajo, pero sin duda es Leonardo el que lleva todo el peso del film, y borda el personaje en  uno de sus mejores trabajos.

Una obra maestra que ningún cinéfilo se puede perder.

Puntuación para Leo: 10

Atrápame si puedes