Diario de un rebelde

15 09 2011

Diario de un rebelde

Queridos internautas:

Volvamos a montar otra vez en nuestra máquina del tiempo, y aterricemos de nuevo en 1995.

Ese año, que no había empezado todo lo bien que cabía esperar para el joven Leonardo, dio un giro inesperado y DiCaprio volvió a sorprender al mundo del cine con su siguiente papel.

Después del poco éxito de “Rápida y mortal”, nuestro Leo se decidió por otro drama, la
biografía del famoso compositor y poeta Jim Carroll, basada en su novela “The Basketball Diaries”.

Y es que según contó después, quedó fascinado con el guión desde el primer momento en que lo leyó. Aquello era algo que le había pasado a alguien de verdad, era real, y eso le hizo sentir que conocía a la persona y su manera de pensar. Quería ese papel.

El diario de Jim Carroll se publico en 1978 y fue un best-seller que vendió medio millón de ejemplares, y enseguida los estudios quisieron llevarlo a la pantalla grande. Durante los quince años siguientes se escribieron hasta diez guiones, y se barajaron más de siete directores. Finalmente se comenzó a hacer realidad en 1993, y Scoott Karlvert se puso a la cabeza del proyecto.

Por este film, Leo cobró un millón de dólares por primera vez, lo que no esta nada mal para ser su cuarta película.

El rodaje en lugares públicos fue extremadamente difícil, porque el plató se llenaba de
legiones de fans, que seguían al actor por todas partes en busca de autógrafos y fotos. Un miembro del equipo no dudó en bautizar a Leo como El Flautista de Hamelín, por la cantidad de chicas a las que atraía.

Por lo visto, Leonardo ya existía antes de “Titanic”, aunque algunos se empeñen en no reconocerlo.

Se publicaron cosas como: «DiCaprio vuelve a enamorar a la cámara» o «la película nos
devuelve al DiCaprio que nos enamoró en “Vida de este chico” y “¿A quien ama Gilbert Grape”». La revista People escribió: «Leonardo DiCaprio demuestra una vez más que es el joven actor más prometedor del momento. Su interpretación es impecable. Es un verdadero placer observar su naturalidad ante la cámara.»

La ausencia de una nominación a los Oscars de ese año, me pareció una tremenda injusticia por parte de la academia, supongo que por el hecho de que la película no funciono en taquilla como se esperaba.

Pero no importa, Leo se llevó igualmente el reconocimiento unánime más importante, el de la crítica.

Un saludito.

P. D: Datos extraídos del libro “Leonardo DiCaprio. Su verdadera historia.”

Leo después de rodar Diario de un Rebelde

Anécdota:

Leo puso el grito en el cielo al saber que Mark Wahlberg, que se hizo popular con su carrera como cantante, iba a interpretar uno de los personajes. Al final cedió en darle una oportunidad, y al contrario de lo que todos pensaban, se hicieron grandes amigos. Años más tarde volvieron a coincidir en la película de Martin Scorsese; “Infiltrados”, por la cual ambos recibirían una nominación a los Oscars. Cosas de la vida…

Mi crítica

El film está ambientado a finales de los setenta y principio de los ochenta, y la ciudad de
Nueva York es su escenario.

Jim es un chico de una escuela católica, que su única motivación es la de escribir y la de
llegar a ser algún día jugador profesional de baloncesto. Cuando empieza a probar las drogas con sus amigos, la situación se le irá de las manos hasta ser expulsado de la escuela y de su casa, truncado así su futuro. A partir de ahí, su vida decaerá hasta llegar a convertirse en un infierno, donde es muy fácil entrar, pero muy difícil salir.

No entiendo porque esta película no acabó de funcionar en taquilla, pero supongo que es
porque es un film oscuro y cruel, y era una época en la que la sociedad estaba volcada en el “no a las drogas”, considerando a los yonkis como “parásitos”.

Aunque la película esta bien narrada y genialmente interpretada. La música es fantástica, y además, el film nos regala pinceladas del genio de Carroll, con frases o poesías en estado puro.

Sin ninguna duda, Leo está increíble, grande, espectacular.

La escena del síndrome de abstinencia o “el mono” me puso, literalmente, los pelos
como escarpias. Pero la que más me impacto, fue cuando está en la puerta de su casa rogándole a su madre que le abra; “seré bueno” le dice, y acto seguido le grita “¿como puedes hacerle esto a tu hijo?, ¡puta!”.
Recrea con una magistral crudeza la pesadilla más temida y dolorosa de cualquier madre, y yo que soy mujer, lloré a lágrima viva, por supuesto.

Puntuación para Leo: 10

Escena del "mono"

Diario de un Rebelde Trailer en español